miércoles, 28 de octubre de 2015

Pacto de Sangre

Te amo y te odio a un mismo tiempo. Llevamos años compartiendo idéntico destino pero ahora tiemblo porque mi futuro quedará ligado al tuyo para siempre.

Me asalta la duda, este Pacto de Sangre es un paso demasiado importante como para tomarlo a la ligera. No dejo de preguntarme si podría servirte de igual modo sin comprometer mi libertad, pero tú querías más y al fin lo has conseguido. No puedo vivir sin tí y a veces tampoco contigo.

Temo a los que te acompañan, en especial quien te ha dado vida y te vigila como si le fuera en ello la suya propia. Ahora será también mi cancerbero, siento como sujeta la sutil argolla que sin saber cuándo ni cómo ha conseguido cerrar sobre mi cuello. 

La multitud clava en mí una mirada inquisidora. Adivino sus sonrisas burlonas pues a buen seguro conocen el destino que me espera. Muchos ya han vendido antes sus almas en esta ceremonia milenaria.

¡Comed mi cuerpo, bebed mi sangre, ahora sois uno sólo, indisoluble, hasta la muerte!

Respiro hondo. Debo hacerlo, ya no hay ocasión de volver atrás. Me armo de valor y al fin pronuncio las palabras.

— ¡Sí quiero!


NOTA: segundo relato para el CONCURSO DE MICROCUENTOS "MICROTERROR IV" del Círculo de Escritores.

26 comentarios:

  1. jajajajaja... Menudo terror el del compromiso y ese paso en el altar. Por suerte, siempre podrá divorciarse si la cosa sale mal... Aunque entonces, las consecuencias sí que pueden ser realmente terroríficas.
    Original y humorístico micro que nos adentra en un pacto con Satanás para darnos un manotazo de realidad casposa.
    Saludos, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Divorciarse? ¡No, no, no que su religión se lo prohíbe! Y si, esa otra posibilidad daría para un segundo micro. Fuera bromas, quería dar una visión algo más cotidiana de las cosas que pueden aterrorizarnos, no sólo son monstruos o espíritus del más allá. Gracias por pasarte Edgar. Un saludo.

      Eliminar
  2. Una entrada muy buena, el compromiso que miedito jaja, bonito blog , por cierto yo tambien tengo uno por si te puedes pasar por el, ya te sigo y nos leemos, besos.
    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que da pánico un compromiso tan grande, con suegros vigilantes incluidos. Estoy descubriendo a un nuevo Jorge, el de los micros de terror. Eres muy bueno. Te felicito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana, no yo se si realmente seré bueno en esto. Hace tiempo tuve una fase de escribir microrrelatos pero la verdad es que es un género que te constriñe bastante y hay que afinar mucho con lo que quieres decir en tan poco espacio. Me alegra que te haya gustado. Saludos.

      Eliminar
  4. jejeje me parto. Un poquito de miedito si que da ese ¡sí quiero! ;)
    Muy bueno. ;) Saludos. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte Soledad. Me alegra que te haya gustado. Saludos.

      Eliminar
  5. Jjajaja. ¡Qué gracioso! ¡Buenísimo!
    Un saludico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sue por tu visita y por el comentario. Saludos.

      Eliminar
  6. jajaja... se acabó la soltería Jorge... pues cuando le lleguen los chiquillos le da algo.... jajajaja.... Me gustó por lo inesperado de ese final. Te dejo el enlace del mío para que lo leas (http://fotoalquimiada.blogspot.com.es/2015/10/el-cuarto-oscuro.html) y me uno a tu blog.... jajaja.... "ME UNOOOOO".... ;D
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja cuando lleguen los chiquillos o ya lo tiene asumido o le da un soponcio de verdad. Gracias por tu visita y comentario Sonia. Un saludo.

      Eliminar
  7. Pues sí Jorge, a mí también me parece un buenísimo micro. Cuando empiezas a leer vas despacio, intentando averiguar todo el significado de las palabras, la esencia de la situación en la que nos has metido sin previo aviso, esperando el terror que anuncia el título. Pero cuando llegas al final, descubres que el relato tiene un doble significado, humorístico y terrorífico al mismo tiempo. Entonces vuelves a leer, y descubres todo eso que la primera vez se te escapó, y la realidad de los personajes que describes (como ese "que te ha dado vida", je, je, buenísimo)
    Me parece un relato de terror (sí, de terror, aunque al final pueda no parecerlo) muy original y muy bien escrito. A fin de cuentas, tampoco lo que nos cuentas tiene por que ser lo que nos estamos imaginando. Puede que sea algo mucho peor, je, je
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isidoro por tu comentario. La verdad es que cada vez que escribo algo me pregunto siempre si el final no se adivinará antes de tiempo, pues al escritor siempre le parece obvio e intenta esconderlo pero sin dejar de ser fiel al relato. La idea es precisamente esa en la que estabas pensando, a veces las cosas cotidianas pueden darnos más pavor que las manidas historias de espectros o muertes y aunque no es una situación que necesariamente deba asustar a todo el mundo, nuestro protagonista si le tiene bastante pavor. Abrazos.

      Eliminar
  8. Muy buen micro Jorge. Te felicito.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Jajajajjaa qué bueno, Jorge!! Tal y como lo presentas más nos valiera caminar al matadero que casarnos; por lo menos sería más rápido :P

    Muy bueno, me ha parecido muy original y devertido :))

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje Julia todo depende del punto de vista del protagonista, pero si, puede haber terrores muy cotidianos. Un saludo.

      Eliminar
  10. Lo que me has hecho reír y disfrutar con este micro Jorge. Además es del estilo que más me gustan escribir, ambientando una situación de terror que luego se resuelve de la manera más cómica en un giro brillante. Mis felicitaciones amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enrique, la verdad es que quería huir del típico relato de terror con espectros del más allá o vampiros sedientos de sangre. Gracias por la visita. Un saludo.

      Eliminar
  11. En un mismo micro pasas por diferentes estados de lo que supondría el matrimonio para el personaje, aunque esto no lo sabemos hasta que no llegamos al final y leemos ese ''¡Sí quiero!'', dando la vuelta a todo el relato, y nos revelas que en realidad nos encontramos en la mente llena de dudas de un novio o una novia que está en el altar a punto de casarse. Lo mejor es cuando habla de la suegra, jaja.
    Un saludo, Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pretendía con este micro más que poner un toque de humor, me alegra que te haya gustado Ricardo. He visto que tienes nueva publicación, últimamente no te prodigas mucho, en cuanto saque un rato te comento. Saludos.

      Eliminar
  12. Efectivamente Jorge, a veces el terror más humano es el del miedo al compromiso, ya sea con otra persona o ante cualquier otra situación (que son muchas). Desde luego, si el hecho de dar el "sí" ya le parece terrorífico, no quisiera ni saber qué le parecerá el nuevo mundo que se abre como consecuencia de eso jajaja. ¡Un abrazo compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si José Carlos, esas cosas a veces dan algo de miedo, en el caso de nuestro protagonista parece que no lo tiene muy claro. Gracias por pasarte. Un abrazo!

      Eliminar
  13. Que bueno Jorge...creí casi hasta el final que iba a ser un relto gore, de terror, gótico o yo que se...y sí, resultó ser de miedo cercano al pánico.¡Pobrecito!
    Oye, se te dan muy bien los cortos aunque digas que no es lo tuyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no se si será lo mío Isabel, pero he escrito algunos micros para estos concursos y nunca me han dado un premio. Supongo que el éxito de un micro es conseguir un giro inesperado al final que cambie todo su sentido, al menos es lo que busco cuando escribo uno. Pero no dejan de ser escritos menores de "idea feliz", bajo mi punto de vista, nada que ver con un relato elaborado. Al menos sirven para pasar el rato y entretener, desde el punto de vista del escritor comprometen poco pues se escriben en muy poco tiempo y no necesitan excesiva elaboración, y para el lector se leen sin esfuerzo y pueden resultar divertidos. Es cierto que al tener tan poco espacio hay que medir cada palabra y orientarla al final que le quieres dar sin dejar entrever demasiado pero siendo congruentes con éste. Tiene su truco, pero insisto, nada que ver, bajo mi punto de vista, con un relato más elaborado, que es donde se ve la verdadera dimensión del escritor (y del lector). Me alegra que te haya gustado, gracias por tu visita y comentario.

      Eliminar