lunes, 21 de noviembre de 2022

Gran hermano

    Tiene unas formas suaves, el contorno deliciosamente redondeado, la piel de un negro nacarado y regala una luz azulada, tan cambiante en tono e intensidad que encandila. En sus entrañas, mi guiñol desgrana la actualidad sin concesiones improvisadas, sin salirse de la senda que le marca el amo. Incluso se permite, en ocasiones, fundir noticia con opinión en un malabarismo digno del mejor funambulista. Maestro del engaño, experto en verdades a medias y medias mentiras, dibuja con sutileza una realidad edulcorada, reducida a la candidez de lo simple, masticada hasta la saciedad para evitar hernias indeseables en ti, ávido consumidor de sensaciones. La razón importa si es la mía, se impone quien más alto habla o, simplemente, a quien dejamos hablar.

El contrario es tu enemigo, el miedo tu alimento, el individualismo lo que da sentido a la existencia. Cree, trabaja, consume. Lucha por los ideales que te muestro como un señuelo, esos no son los importantes. Puedes permitirte algún capricho, sueña con llegar a lo más alto, pero no te hagas ilusiones. No cabemos todos aquí arriba. No me importa tu miseria, tu existencia solo vale el beneficio que pueda reportarme. Regálame tu vida si así lo requiero, la guerra no es más que otro medio para enriquecerme, la muerte y el sufrimiento son tan solo un daño colateral.

jueves, 13 de octubre de 2022

La muerte bella (desenlace)

    A partir del reto propuesto por el Tintero de Oro ¡Cita a la vista! consistente en escribir un micro de no más de 250 palabras a partir de una cita famosa, surgió el inicio de este relato, cuya continuación publico ahora. Puedes leer el comienzo del relato Aquí


La Muerte Bella (desenlace):

     Una sombra envuelta en una capa cruza el bosque. El viento que sopla sobre las copas parece advertir con un murmullo incansable que algo está a punto de ocurrir, al tiempo que esparce sombras juguetonas por la espesura; el ulular de una lechuza azuza el miedo y alerta los sentidos. Amalia camina con paso rápido, igual que si el tiempo le mordiese el alma. En sus manos sujeta un cesto en el que porta los remedios que Evaristo, el viejo curandero, le ha dado. Lo recuerda nervioso y agitado, como si el anciano supiera algo que ella desconoce. Algo importante. Enfrascada en sus cavilaciones no se da cuenta que alguien más llega por el sendero, hasta que ya es demasiado tarde. El sonido de una rama que se rompe la saca del ensimismamiento, justo a tiempo para contemplar bajo la escasa claridad que se filtra entre el follaje la inquietante figura de Isidro Fuensanta. El pirado luce una media sonrisa en los labios, un atisbo de lucidez parece haberle iluminado el entendimiento.

sábado, 8 de octubre de 2022

La luna en su sonrisa

    Tres siglos. Apenas un suspiro en los entresijos de la historia, pero una carga pesada en exceso para descansar sobre los frágiles hombros de una niña. Una niña que se adentra en la adolescencia, que ansía deshacer los nudos que constriñen su libertad, una joven que despierta al amor. Sus ojos azules de mirada cándida han visto desfilar ante sí dieciséis primaveras; seguirá cumpliendo años, pero esa inocencia que sus padres mimaron entre sábanas de seda quedó definitivamente atrás. Ahora, lejos del hogar, deberá aprender a buscar su propio camino en el bienio de internado en tierra extranjera que tiene por delante. A veces, enmadejada con la almohada, se siente minúscula y las lágrimas afloran para recordarle que no es fácil crecer deprisa. En otras ocasiones se alegra de poder hacer y deshacer sin que un ojo inquisidor fiscalice todos sus actos. Es entonces cuando escucha la voz grave de su padre, que le recuerda quién es y para qué ha nacido. Tres siglos, Alejandra, tres siglos de historia preceden a nuestra dinastía, ocupando un trono que muchos desearían ver vacío. Tú eres la heredera, sobre tus espaldas recae la responsabilidad de continuar un legado centenario. Sé digna de ello. La princesa, futura reina si Dios y las circunstancias lo permiten, cierra los ojos y sueña, sueña que corretea por un campo sembrado de flores y que nadie, tan solo el viento, es capaz de alcanzarla.

lunes, 12 de septiembre de 2022

La muerte bella

Isidro Fuensanta, el pirado, camina por el bosquecillo; la ropa sucia y andrajosa, un macuto y una hoz a su espalda. Los pájaros callan al escuchar el crujir de la hojarasca bajo sus pies. Abandona el robledal, internándose en una extensa plantación de eucaliptos. Donde antes había vida, ahora impera un silencio solo roto por el tétrico crujir de los largos troncos mecidos por el viento, como un lamento del más allá. Si no conociera el lugar, el carácter supersticioso del pueblerino lo habría inducido a dar marcha atrás. Entre las primeras sombras de la noche una figura se deja entrever en el sendero, cubierta con una capa. Se adivinan unas formas juveniles de mujer, Isidro se relame los labios.

—¿Quién eres, niña?

La presencia levanta la cabeza, bajo su capucha asoman unos mechones rubios.

—La muerte, me llaman.

—Tú no eres fea, como Ella —titubea.

—Entonces ven conmigo —muestra un papel en su mano— ¡Estás en mi lista, Isidro Fuensanta!

El pirado se arroja al suelo y suplica aterrado por su vida. La muerte, entre carcajadas, le grita que corra, si alcanza la linde del eucaliptal antes que ella, podrá vivir.

martes, 14 de junio de 2022

Lady Leana

     Fui un niño enfermizo, solo la providencia quiso que llegase a la edad adulta. A los nueve quedé huérfano de madre. Mi padre la siguió a la tumba tres años más tarde, alcoholizado. Presumo que de tales tribulaciones infantiles procede mi absoluto terror por la muerte y, para acallar ese miedo irracional necesitaba, ansiaba con desesperación, conocer qué hay más allá de ese infranqueable umbral. Viajé por medio mundo, estudié medicina, filosofía, religiones… incluso espiritismo, hipnosis o galvanismo. Y ante la acuciante falta de respuestas llegué a la conclusión de que sólo había una forma, un único modo, por el que podría obtener el conocimiento que anhelaba. ¡Debía hacer regresar a alguien de entre los muertos!

Maldita sea la infausta hora en que se me ocurrió asomarme a ese limbo prohibido a los mortales.

Mi profesión me permitió hacerme con una pequeña fortuna y relacionarme con la alta sociedad. Los barones de Tremaine buscaban casar a su hija, que acababa de cumplir los dieciséis, y un médico de creciente prestigio constituía un buen candidato. Lady Leana era una joven encantadora, de larga melena rubia y vivaces ojos tan azules como el cielo de una mañana primaveral. Pareciera que le costase esfuerzo no exhibir una permanente sonrisa, que le punteaba dos simpáticos hoyuelos en ambas mejillas. Destilaba la inocencia y ensoñación propias de su edad, mas era inteligente y de conversación mordaz, ¡jamás conocí a nadie con tanta pasión por la vida! No fue difícil engatusarla, los dieciocho años que le llevaba nunca fueron impedimento. Podría ser, estoy convencido, la esposa perfecta, pero, ¿acaso no debe un hombre ser consecuente hasta el extremo con sus deseos?

lunes, 30 de mayo de 2022

No estamos solos

   Como esto de inventarse noticias a diez años vista es la mar de interesante, publico mi cuarto aporte, en esta ocasión fuera de concurso, para el reto que propone el blog el Tintero de Oro, con noticias fechadas en el año 2032.


Aunque ya se sospechaba, la humanidad puede afirmar que tenemos nuevo compañero de viaje. Hace meses se anunciaba la creación de la máquina Logos, que mediante un complejo software es capaz de establecer comunicación bidireccional y en tiempo real con los delfines. Ahora, el Instituto Oceanográfico Mundial ha hecho públicos los resultados.

Esta especie de simpáticos mamíferos acuáticos se ha revelado tan inteligente o incluso más que el ser humano. Los animales han asimilado en tiempo récord nuestra organización social y no han tardado en crear, según el presidente del IOM dijo, el DIJO, Delfines Inteligentes Juntos por el Océano, primer sindicato sirénido de la historia. Entre sus reivindicaciones figura la creación de un pacto mundial por la descontaminación oceánica, y la implantación de un sistema de calefacción invernal para las aguas más frías. Así mismo, al ser su linaje anterior al de los humanos consideran que el nombre del-fin no es el más apropiado para la especie.

miércoles, 25 de mayo de 2022

Fin a treinta años de unión monetaria

    Tercer aporte para el reto que este mes convoca El Tintero de Oro, con noticias a futuro fechadas en el año 2032. En este caso adoptamos una línea más seria y tratamos un tema controvertido en el que en mi opinión hay poca información y menos debate. 


    Los países mediterráneos, Italia, España, Portugal y Grecia, han abandonado definitivamente el Euro para crear su propia moneda, mientras Francia debate su incorporación, tras reclamar infructuosamente una reestructuración de la unión monetaria que corrigiese las asimetrías que la lastran.

    Las naciones industrializadas centroeuropeas venían exportando, con la ventaja de una divisa constante, a los países importadores del sur, provocando un flujo monetario sur-norte que genera enormes superávits comerciales en centroeuropa y mayores déficits en los mal llamados PIGS, obligando a estos a endeudarse constantemente para equilibrar sus balanzas de pagos. A mayores, venía imponiéndoseles una desindustrialización permanente, convirtiendo sus economías en meras proveedoras de servicios con bajo valor añadido, agravando la situación. Los sureños exigían un aumento del presupuesto común por encima del exiguo 2% sobre PIB actual, para compensar vía reinversión estos déficits comerciales como ocurre en cualquier sistema monetario moderno, así como fondos para reindustrializarse, ante la oposición de la UE y el BCE, controlado por el Bundesbank. 

miércoles, 18 de mayo de 2022

Trágico accidente de aviación en Bilbao

 Nuestro compañero David Rubio (https://concursoeltinterodeoro.blogspot.com/) nos reta este mes a que escribamos una noticia publicada como nota de prensa y fechada en 2032. A riesgo de ser pesado, esta es mi segunda aportación al reto. 


Madrid, 28/12/2032

    España vive uno de sus momentos más aciagos, comparable por su trascendencia a otras épocas convulsas de nuestra historia, como la guerra de Cuba, el advenimiento de la República o el comienzo de la Guerra Civil. La incertidumbre se cierne sobre los sesenta millones de habitantes de esta desgarrada piel de toro desde que el Airbus A310, matrícula T.22, se estrellase el pasado miércoles en las inmediaciones del aeropuerto de Sondika al intentar tomar tierra, en el que es sin duda el accidente de aviación más trágico en todo el devenir del país. Desde los primeros momentos las autoridades informaron que ninguno de sus ocupantes había sobrevivido a la catástrofe. En la tarde del día de hoy se espera que su majestad el Rey Felipe VII se dirija a la nación para transmitir un mensaje de tranquilidad y sosiego, aunque diversas fuentes consultadas por este diario sostienen que el efecto puede ser completamente contrario al deseado.

lunes, 9 de mayo de 2022

Primer aniversario de la creación de Iberia

     La unión política entre España y Portugal cumple un año. Su majestad la reina Leonor presidirá los actos conmemorativos en Lisboa, a tan solo un mes del referéndum acerca de la continuidad monárquica. Hay serias dudas sobre cómo afectará al resultado el exilio forzoso del rey emérito, Felipe VI, en Rabat; sí podría ser determinante el reciente enlace de Leonor con doña Theresa Bickerton, a quien conoció estudiando en Gales. Mientras los conservadores le han retirado su apoyo, comparando el escándalo al anuncio hace dos años por el Santo Padre de que era ateo, paradójicamente los sectores progresistas lo ven con buenos ojos. La pareja ha anunciado la adopción de un niño asiático, que de llegar al trono reinaría como Chin Chon I.

martes, 26 de abril de 2022

Para Adelaida

     Cuando aquella joven de larga melena rojiza cruzó la puerta de mi despacho en Londres, no sospechaba que mi destino cambiaría para siempre. Apenas sobrepasaba la veintena, vestía un conjunto de una pieza un tanto ajado por el uso, con un amplio escote que le resaltaba el busto. En uno de sus dedos, desentonaba un anillo dorado.

—Me llamo Katherine Fulton, y quiero que encuentre a mi padre.

—¿Alguna idea de por dónde empezar?

—En 1895 se embarcó en el HMS Erebus hacia las colonias británicas del sur de África —recitó como si lo hubiera ensayado— El barco naufragó ante las costas españolas, al noreste del cabo Vilán. Según la Marina Real, no hubo supervivientes.

—Entonces, señorita Fulton, temo que su padre lleva catorce años fallecido.

Me tendió un sobre, del que extraje un papel con una frase escrita: para Adelaida.

jueves, 17 de marzo de 2022

Sabrina

El silencio llena el pasillo del hospital. Un celador con sobrepeso empuja la camilla, encargado de llevar un cadáver desde la morgue hasta la sala de autopsias. El ascensor abre sus puertas y ambos, vivo y muerto, son engullidos en su interior. Una vez a resguardo de miradas inoportunas, el hombre traga saliva, se humedece los labios y pulsa el botón de parada. Nadie lo echará en falta si se demora unos minutos.

Tira ligeramente de la sábana que cubre el cuerpo. El rostro de una muchacha joven asoma, tétrico, flanqueado por una abundante cabellera rubia. Sabrina, reza la tarjeta; es hermosa. Un moratón en la sien izquierda delata su fatal destino. El resto de la faz exhibe un blanco marmóleo, tan solo sus labios carnosos conservan algo de color. La tela vuelve a descender, dos pezones obscenos parecen reclamar al gordo a gritos, incendiándolo de deseo. Alarga una mano hasta tocarle un seno, mientras restriega su entrepierna contra la camilla. Un último tirón y la mirada lasciva se le prende en el vello ralo que siembra el pubis, dejando entrever la vulva todavía sonrosada. Babeando, agacha la cabeza y hunde el morro en aquel cuerpo que aún permanece tibio.

martes, 8 de febrero de 2022

Au revoir, mon amí

La isla se pierde en el horizonte, recortada contra el cielo azul pálido del amanecer. Desde el barco diviso sus cumbres picudas envueltas en neblina, antes de darles la espalda. Jamás volveré a pisar su suelo. Todo empezó de la forma más inesperada, como suelen comenzar las grandes historias.

 

El bullicio henchía la taberna aquella noche de diciembre. Era el año 1808, y yo apenas una jovenzuela que servía viandas a quienes se resguardaban de la nevada a unas leguas de Tordesillas. Se abrió la puerta de forma abrupta y junto con un aire helado entraron unos gabachos uniformados. Desalojaron la estancia, exceptuando al dueño y la servidumbre. No tardó en aparecer una comitiva de hombres altivos, vistiendo ropas engalanadas de condecoraciones. Sentáronse a una de las mesas y ordenaron que se les sirviera vino, lo cual me apresté a hacer sin dilación. Varios de los generales no tuvieron reparo en recrearse en la linde de mi corpiño y alguno hizo el amago de deshacer el lazo que cerraba el escote, ante las risotadas de sus compañeros.