viernes, 18 de enero de 2019

Un acto de amor

Gruesos muros de piedra atrapan el silencio. El sol de la mañana se cuela por las vidrieras y proyecta un haz luminoso que colorea el centro de la nave. Huele a incienso y a cera derretida. En un banco solitario, una mujer de mediana edad hinca las rodillas sobre el reclinatorio, sus medias de lycra no evitan que la madera se le clave en la piel.

«Por favor, oh Dios, no te lo lleves tan pronto. No lo apartes aún de mí».

Apenas un susurro se le escapa entre los labios, tal vez teme que romper la quietud del lugar santo pueda suponer una ofensa hacia aquel que todo lo puede.

«Pero si esa es tu voluntad, tan sólo te suplico que abras sus ojos y vea la luz, que se humille ante ti antes del último aliento, como yo lo hago en este mismo instante. ¡No nos condenes a separarnos para toda la eternidad!»

Un sacerdote orondo de gruesa papada camina por el pasillo. Atisba las lágrimas de la mujer  humedeciéndole los ojos, mas nadie debe interrumpir cuando se habla con el Altísimo. Las tribulaciones de aquella sierva de Dios no son de su incumbencia. Todavía no.



La casa se enseñorea sobre la campiña, rodeada de prados verdes. Aunque majestuosa, ahora no le insufla más que tristes recuerdos de un pasado cada vez más lejano. Tan sólo es una posesión más y como tal sucumbirá tarde o temprano al paso del tiempo. Igual que todo. Igual que todos.

Él está acostado en su cama. Los sirvientes dicen que no se ha levantado en toda la mañana. Lleva así varios días, presagiando el inevitable final. Ella le acerca un zumo y unas tostadas, pero no tiene apetito.

Debes comer.

Luego.

Le acaricia el cabello canoso y besa sus labios resecos, él corresponde. Parece que el amor que siempre se han profesado es lo único que mantiene firmes sus raíces entre aquellas paredes que algún día albergaron felicidad.

¿Vienes de la Iglesia?

Sí. He rezado por ti.

No hay oración que pueda cambiar esto. Lo sabes.

Si tiene que ser así, al menos déjame hacer venir al sacerdote y que te prepare para partir— dice conteniendo el llanto.

Ya hemos hablado de eso. Nuestro amor ha perdurado porque hemos respetado nuestras diferencias. No tiene por qué ser distinto ahora.

Tú siempre has sido un cabezota descreído— se le escapa un suspiro— .Pero en este momento la sola idea de que tu alma se condene eternamente me tortura, la idea de perderte, de no volver a verte más. Si no lo haces por convicción, o por miedo, hazlo al menos por mí.

Dar coartada a tus temores no te traerá la paz, mi amor— hace una pausa, le cuesta tomar aliento— .Además, sería una traición a mi trayectoria política si llegara a saberse. No permitiré que mi recuerdo quede marcado por un último acto de debilidad.

¿Y de qué te servirá, si pierdes tu alma?

El sueño lo vence, la sonrisa que su esposa se obliga a forzar es lo último que contemplan sus ojos. Entre el sopor que precede al descanso acepta que sí, que ha de renunciar a su orgullo con tal de que la mujer a la que ama obtenga paz en lo que le resta de vida. «Tal vez mañana», piensa. No sabe en ese momento que para él, ya no habrá un mañana.



Las malditas campanadas repicando a muerte no dejan de martillearle las sienes, aun cuando hace horas que han dejado de sonar. Todo ha acabado, su único amor yace ahora bajo tierra, y su alma… su alma condenada sin duda al fuego perpetuo. Era un buen hombre. ¿Lo era? Ni siquiera de eso está convencida. Siempre la trató con cariño, pero no podría asegurarse que el resto de sus actos mundanos consiguieran aprobar el examen de los Diez Mandamientos. En cualquier caso, la doctrina de la Santa Madre Iglesia es clara: honrarás a Dios sobre todas las cosas, santificarás las fiestas… el castigo por infringirla es el llanto eterno; si no crees, te condenas. Sabe que lo ha perdido sin remedio.

La angustia más despiadada se adueña de su espíritu, la soledad no es buena compañía. Una mano temblorosa abre el cajón del velador, dentro un arma que algún día sirvió para espantar el miedo. «¡El infierno!». La toma como si fuese otra persona quien la empuñase. «¡El fuego eterno!». El cañón roza su sien, la desesperación le muerde el alma. Mas en el último momento, no consigue reunir el valor.



Un sacerdote orondo y de gruesa papada mata el tiempo en el interior del confesionario. Escucha un taconeo que se acerca y le hormiguea el estómago. La mujer no se arrodilla junto al lateral, sino que aparece tentadora frente a él.

Hija mía, debes ir por el otro lado —titubea.

¿Es pecado mortal?

No, por Dios, mortal no, pero…

Entonces no me vale.

Un destello resplandece en su mano diestra y dos disparos retumban entre los muros. El cura exhala su último aliento con la cabeza convertida en un amasijo sanguinolento. 

«Matar a otro es más fácil», musita para sí, «y además era un ministro de Dios».

Ha conseguido un pasaporte para el infierno, nada puede cambiar ya esa certeza.

«Purgaré mi pecado con el sufrimiento eterno», sonríe. «Pero al menos, amor mío, ¡estaremos por siempre juntos!»




68 comentarios:

  1. Qué buen relato, Jorge! Me ha encantado y me ha sorprendido también ese final. Sobrio y muy bien escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Marta, me alegra haberte sorprendido con el final

      Eliminar
  2. Muy buena historia, escrita con una sutil ironía que muestra hasta dónde puede llegar el fanatismo o la obsesión por las creencias.
    Me gustó mucho, Jorge.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esa idea de la imposibilidad de razonar acerca de ideas preconcebidas es uno de los pilares del relato. Gracias por comentar Mirella.

      Eliminar
  3. Desde luego no esperaba para nada ese final. Desde luego la protagonista ha buscado premio doble, jajaja para asegurar la condena al purgatorio. Me ha hecho sonreír ese humor negro.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el purgatorio sería temporal y infierno definitivo, así que lo que obsesiona a la protagonista es el castigo eterno. Gracias por comentar Conxita.

      Eliminar
  4. No todos los finales tristes son infelices. Buen relato, Jorge. Se puede decir que esta es una historia de amor eterno: "De ti no me separa ni Dios". Una mujer decidida. Me gusta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. espero que al menos a la pobre mujer le sirva para aferrarse a algo lo que le quede de vida. Gracias Carmen!

      Eliminar
  5. "Gruesos muros de piedra atrapan el silencio" es un comienzo magistral que atrapa, también, la atención del lector. Se trata de una historia muy bien ambientada con tu habitual e impecable nervio narrativo, con las emociones sabiamente descritas, el afán por mimar los pequeños detalles que nos hace vivir el relato, al servicio de un argumento ciertamente original con una propuesta tan creativa como arriesgada. Al final, la protagonista actúa siguiendo una lógica, fanática y disparatada, pero lógica, al fin y al cabo. Quizás por eso, intuí el final hacia la mitad del relato, es decir, el objetivo, no la forma de conseguirlo, claro. Mucha Suerte en el Tintero, Jorge. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre debe haber una lógica en las motivaciones de los personajes, aunque esa lógica sea la suya particular. Crear esa personalidad propia, esa forma de pensar y actuar, forma parte de la tarea de dar vida a un personaje, y hacerlo en 900 palabras le da mayor dificultad. Gracias Paco por comentar. Un abrazo!

      Eliminar
  6. Jorge: qué buen giro le has dado a este relato que partía de un lugar que podríamos pensar común y se torna en la acción desesperada de quien no puede resignarse a perder a su amor aún después de la muerte.
    Además de la originalidad de la propuesta, el relato se disfruta paso a paso con una poética sutil que acompaña el desarrollo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil equilibrio el de combinar una narrativa estética con la agilidad que merece el relato, espero haber dosificado cada cual en su justa medida. Gracias Mirna por comentar. Un abrazo!

      Eliminar
  7. Hola Jorge, me ha gustado la disposición de las escenas, de hecho la historia la ha visto mientras la leía como una película, sería genial como argumento para un corto, de esos que con el final te quedas K.O, ni te lo esperas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan los giros finales sorpresivos (hay a quien no) pero hay que guardar cuidado de no sacarlos de la manga, de que encajen en la historia que se viene contando. Gracias Eme y un abrazo!

      Eliminar
  8. ¡Qué buen relato, Jorge! Lo he disfrutado un montón y el sorprenderse final un plus.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Todavía estoy con el alma en vilo por el estruendo del disparo, porque es tan impactabte el final que se oye la detonación. Al final el amor vence a las creencias, incluso él está a punto de capitular.
    Te echaba de menos, Jorge.
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero haber sorprendido con el final, Ana, y que no haya desentonado con el resto de la historia. También se te echa de menos. Un beso!

      Eliminar
  10. Creo que en este relato despliegas las mejores dotes que tienes para la narración: la prosa exacta, el manejo del suspenso y la construcción de los personajes mediante los diálogos. Todo puesto a trabajar para lograr un texto excelente y sobre una temática que te interesa. Has logrado una historia digna, sin ninguna duda, de ser premiada. Mis felicitaciones, Jorge. Un afectuoso abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En relación a esa temática que dices me interesa, Ariel, pretendía ahondar en la idea de si la felicidad eterna es posible creyendo en la existencia de un infierno al que con toda seguridad se condenarán personas a las que otras que "están en el cielo" han amado a lo largo de sus vidas. ¿tan egoístas somos en el más allá que podemos ser infinitamente felices mientras quienes hemos querido sufren para toda la eternidad? Una gran contradicción, desde mi punto de vista. Gracias por tu comentario, Ariel. Un abrazo!

      Eliminar
  11. Terrible acto de amor, Jorge, aunque creo que el difunto no se merecía el sacrificio eterno de su esposa cuando él no fue capaz de renunciar a tiempo a su orgullo.
    Un relato increíble, con un magistral giro final. Mucha suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad si no fuese su marido sería un hijo, un padre, un hermano... siempre hubiera habido algún candidato a la condenación eterna. Tal vez el problema no fuese el orgullo de él. Gracias por comentar Bruno. Un abrazo!

      Eliminar
  12. Hola Jorge

    Una buena trama, bien ambientado y con su dosis de misterio.

    Disfruté imaginando los posibles finales que le ibas a dar. Me parece correcto que él se niegue, es un hombre de principios... y ella tiene las cosas muy claras y sabe lo que quiere. El precio...lo de menos!

    Enhorabuena y suerte

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil elección entre los principios y la fidelidad a la persona amada en un momento como ese. ¿cual es la elección buena? tal vez no existe respuesta. Gracias Paola, un saludo!

      Eliminar
  13. Gracias, Jorge, por participar con este relato en EL TINTERO DE ORO. Un fuerte abrazo y suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti David, por organizarlo un año más. Un abrazo!

      Eliminar
  14. Me gusta como va avanzando la historia. Muy oportuna la aparición del cura orondo en la primera parte, para evitar el deus ex machina final. Habrá buenas puntuaciones sin duda. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es casualidad la aparición del sacerdote ya en la primera escena, se le reservaba un final protagonista. Gracias por comentar, Luigi. Un saludo.

      Eliminar
  15. Hola Jorge
    Pero esta mujer es de armas tomar, y fiel hasta la médula! verdaderamente me dejó anonadada ese final, mejor dicho me impactó tanto como esa detonación del arma en el relato. Genial, me encanto! Suerte en el tintero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya sorprendido el final, Yessy. Gracias por tu visita. Saludos!

      Eliminar
  16. Estoy en ello... ;)
    Un abrazo de los fuertes Jorge

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues un abrazo de los fuertes Isabel, que los abrazos siempre sientan bien :)

      Eliminar
  17. Pues mira..., ya estoy aquí.
    Un acto de amor y de fe llevado a su máxima consecuencia.
    La reiteración del orondo sacerdote de gruesa papada, hace que no sintamos empatía por él, y fíjate que solo has pintado su retrato en una breve línea repetida, con muy buen criterio la reiteración, incidiendo en su figura oronda de papada.
    Los diálogos, aunque bien escritos y bien puntuados, me han parecido (solo es una opinión personal), un tanto forzados, casi teatrales, aunque soy consciente de que los últimos momentos de una persona es un acto, último acto, serio, grave, y requieren de cierta trascendencia.
    Por alguna comentario que te le he leído Jorge, no creo que seas especialmente religioso, y sin embargo, te las has apañado para con respeto y carisma hablar de la profunda creencia de la mujer de tu relato.
    Como siempre, trabajo, rigor, sorpresa y traca final justificada para la trama.
    Un cariñoso saludo Jorge, y suerte en el tintero, seguro la tendrás, pues es un buen aporte el que nos regalas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente el sacerdote, que al final será la víctima, se presenta como un personaje que genera rechazo, tanto en ella como en el lector al final del relato, cuando siente "un hormigueo en el estómago" al oir acercarse a la mujer al confesionario. Pequeños detalles que pretenden generar esa sensación sin mencionarla explícitamente.
      Respecto a los diálogos, llegué a plantearme eso mismo que comentas. Decidí no tocarlos al final, los dos personajes son de clase alta, acostumbrados a vivir en la opulencia y la apariencia, se aman y tienen cierta dependencia entre ellos (más ella que él) aunque su relación no deja de estar marcada por ese distante aparentar. Los diálogos pretender ir en esa línea, no se si con o sin éxito.
      Es cierto Isabel, no soy una persona religiosa aunque el tema de como se viven intimamente las creencias, las ideas, los sentimientos... siempre me ha interesado. Por supuesto el respeto al mostrar una forma de pensar o sentir, incluso aunque lleve una crítica inherente, no debe faltar nunca. Aunque 900 palabras son poco espacio para ello, la idea subyacente gira en torno a como puede alguien ser eternamente feliz sabiendo que con total seguridad, alguien a quien ha amado en su vida terrenal va a sufrir eternamente. Cualquier idea expuesta sin respeto pierde su fuerza y su razón de ser.
      Lo de la sorpresa final me gusta y suelo practicarlo, aunque no todo vale en literatura. No somos magos, sino escritores, y todo ha de tener una justificación.
      Gracias por tu comentario Isabel, un abrazo.

      Eliminar
    2. Te respondo de nuevo Jorge, sobre los diálogos. Dices que son dos personas de clase alta a los que se les presupone cierta cultura, pero incluso, los cultivados, en la intimidad suelen hablar más coloquialmente. Tienen coherencia, pero adolecen de algo de naturalidad, a mi me parece verlos interpretando y se me hacen poco verosímil. Estoy convencida, conociendo tu manera de escribir, ya llevamos años leyéndonos, que has tenido en cuenta la educación y el ambiente, pues el soporte de tus personajes sueles manejarlo con destreza. Es la única parte, según mi humilde criterio, en la que decae el relato.
      Sobre el final, sobradamente justificado.
      Un abrazo Jorge, y abrígate, que por Galicia hace fresquete.

      Eliminar
    3. Hola Isabel. No se si me explicado bien en mi comentario anterior, pero el tono de los diálogos no lo marca la opulencia, sino ese "distante aparentar" al que me refería. He pretendido dibujar una relación donde la dependencia y un marcado sentido de la apariencia social (incluso en la intimidad) juegan un papel más importante que el amor, aun cuando este existe. Por supuesto la percepción que obtenga cada lector es libre e interpretable.
      Abrigados estamos, que hace mucho frío.

      Eliminar
  18. Un relato muy bien llevado como acostumbras. Y ese giro final para ir al mismo lugar que si marido ha estado genial. Ni sobra ni falta dialogo para entenderse. El amor llevado hasta el final. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mamen. Amor, extremo, es cierto, o tal vez dependencia extrema. Un abrazo.

      Eliminar
  19. El enfoque de la salvación o condenación eterna es muy original, porque está planteado desde el amor de la mujer; no importa tanto tanto el Cielo o el Infierno, como la continuidad de la pareja. Ella obra en consecuencia.
    Es un relato muy bien elaborado, ágil y pulcro.
    Suerte, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Beba, en ese momento de desesperación lo que a ella le importa es seguir junto a él. Gracias por comentar. Un saludo.

      Eliminar
  20. Seguimos en ambiente de "santidad", ja ja
    ¡Cómo me gustan estos relatos, compañero Jorge! Te contaré que siempre he sido aficionado al cómic (como lo llamamos ahora) y en otros tiempos pasaron por mis manos, entre otras muchas, revistas como Creepy o Vampus. Tu relato, aún siendo solo texto, me ha llevado de nuevo a aquellas "grandes" pequeñas historias gráficas de terror y suspense. Y ha sido un placer, sin duda. Enhorabuena por lo bien que lo haces. Un fuerte abrazo, Jorge

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente la santidad, o todo lo contrario, pero ahondando en el tema religioso, están presentes por este blog jaja. No negaré que es un tema que da mucho juego. Un abrazo Isidoro, y a ver si te vemos más a menudo por tu blog.

      Eliminar
  21. Hola, Jorge. Siento repetir lo de anteriores ocasiones (aunque sospecho que no me lo tomarás en cuenta negativa), pero es que tienes una forma de escribir que destaca tanto por su calidad literaria como por la originalidad de sus propuestas argumentales. Una vez más te ha vuelto a quedar un texto redondo, excelente a todas luces, con ese giro final tan elegante y que, si recapacitamos, no lo es tanto por la lógica con que se justifica. ¡Enorme, amigo!
    Esta vez no voy a desearte mucha suerte en "El Tintero...", créeme cuando te digo que con textos así no la necesitas...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Patxi. Te agradezco de veras tu comentario tan generoso. Es un placer saber que lo que escribes gusta de ese modo. Siempre he sido de la idea de que además de escribir con corrección, lo que se cuenta debe desarrollar una historia y no ser simplemente una sucesión de palabras bien hiladas, y trato de ser fiel a ello. Muchas gracias por tu visita y un abrazo!

      Eliminar
  22. Muy bueno, Jorge. Fíjate que yo cuando leí la frase "¡No nos condenes a separarnos para toda la eternidad!", apunté en mi libreta la idea de alguien que se vuelve malo para poder estar junto a un ser amado, sin saber aún que tu relato terminaría así exactamente. Muy original y bien escrito. Solo, si me permites, me gustaría hacer una puntualización acerca de los guiones de diálogo y es que no hay que dejar espacio entre la raya y el inicio del diálogo. La acotación del narrador debe llevar pegada la raya igualmente al inicio de la frase y al final (sin espacio). Si el parlamento continúa tras la acotación sí que mediará un espacio. Te pongo ejemplo porque me he explicado fatal.
    "—Dar coartada a tus temores no te traerá la paz, mi amor —hace una pausa, le cuesta tomar aliento—. Además, sería una traición..."
    Espero que ahí lo veas claro.

    Suerte y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro de haberte dado una idea para tu libreta, Alma. Tienes razón en lo de las acotaciones, me lo apunto. Muchas gracias por tu visita y comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  23. Un final negro para un relato que comienza con tintes melancólicos. Magnífico giro, Jorge. Mucha suerte en el Tintero. Saludos.

    ResponderEliminar
  24. El amor llevado al extremo. El excesivo fervor religioso con la absoluta convicción de la existencia de cielos e infiernos puede trae malas consecuencias. La verdad que no imaginaba el final. La imagen de la ultracatólica señora reventando de 2 disparos los sesos al orondo cura, como si fuera un guión de los hermanos Coen. Un estupendo relato, como nos tienes acostumbrados. Un abrazo, compañero. Mucha suerte en el tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da para pensar mucho ese tema de los cielos e infiernos, y lo compatible que es o no es con la felicidad eterna. Me alegro de haberte despistado con el final. Como siempre un placer contar con tu visita, Jose. Un abrazo.

      Eliminar
  25. Hola Jorge, el comienzo del relato es apasionante y el final estremecedor,y con esos ingredientes el resto de la historia es desgarradora.Como dicen algunos compañeros " a estos no los separa ni Dios" .
    Te felicito por la narración tan detallada de toda la historia donde alberga pasiones y locuras.
    Un abrazo y mucha suerte en el concurso.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni Dios los separa, ni el Diablo por lo visto. Muchas gracias por tus deseos y tu comentario, Puri. Un abrazo.

      Eliminar
  26. ¡Menudo acto de amor el de esta buena señora! El cura le ha valido como instrumento para conseguir un pasaporte al infierno, pero, ¿Y si su compañero se convirtió en el último momento también como acto de su amor hacia ella?
    Entonces menudo negocio hizo la pendeja.
    Un abrazo y mucha suerte, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo visto en los esquemas mentales de la señora no entra la posibilidad de que el hombre se convierta sin la participación directa de un intermediario, aunque la posibilidad que planteas es interesante, Francisco. Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar
  27. Hola Jorge, leí hace unos días tu relato, me ha parecido una buena historia. Suspenso. religión y una situación compleja la decisión de la mujer, ¿valía la pena? ¿el marido era de verdad el único amor de su vida? Interrogantes que flotan en el aire de este singular relato que has creado. Un abrazo Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se si de su vida, pero después de ella es sin duda su único amor. Gracias Miry por comentar. Un abrazo.

      Eliminar
  28. Jorge ¡qué bueno tu tintero de plata!, comenté que tanto a ti, como a Paco Castelao y a mí misma, nos ha servido de rodaje tanto tiempo pasado en TR, y mira,aquí estamos los tres compartiendo podio. ¡Qué alegría!
    Un abrazo querido Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isabel! hubo un tiempo en el que en TR se podía aprender de grandes plumas, con el tiempo la mayoría acabaron marchando, nosotros también lo hicimos, pero es cierto, el bagaje adquirido leyendo y dejando que nos leyesen nos sirvió a los tres y alguno mas ex de TR que anda por aquí también. Felicidades también por tu primer puesto. Bicos!

      Eliminar
  29. ¡Felicitaciones, Jorge! Un abrazo muy grande, y ¡a festejar!
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ariel! se te ha echado de menos en esta edición. Un abrazo!

      Eliminar
    2. Yo también los he echado y echaré de menos, son todos maravillosos compañeros y compañeras. Aunque no voy a participar más del concurso seguiré, como siempre, visitando vuestros blogs. Un gran abrazo y ¡qué siga el festejo!
      Ariel

      Eliminar
    3. supongo que andas embarcado en otros proyectos, de lo cual me alegro. Mucha suerte Ariel, un abrazo!

      Eliminar
    4. Así es, Jorge, estoy entusiasmado con un proyecto, pero de todos modos el blog continúa activo, es como mi casa. No dejo de subir relatos. Gracias por tus buenos deseos, un fuerte abrazo para ti.
      Ariel

      Eliminar
    5. Pues lo dicho, Ariel, mucha suerte en aquello que estés emprendiendo. Abrazos!

      Eliminar
  30. ENHORABUENA, Jorge, por ese Tintero de Plata. Aunque ya se está convirtiendo en costumbre que acabes siempre en el pódium, supongo que seguirás disfrutándolo como el primero. Un honor y una gran alegría compartirlo con Isabel y contigo. Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco! siempre es agradable que reconozcan tu trabajo y más con el excelente nivel que hay aquí. Un placer compartir podium también con vosotros. Un abrazo!

      Eliminar
  31. Mi más sincera enhorabuena, amigo Jorge, por ese "Tintero de Plata". Tengo claro siempre que cualquier texto tuyo es garantía de éxito, y quiero que sepas que tu relato consiguió una alta alta alta posición entre los nominados de mi votación.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias Patxi, ahora que no nos lee nadie te diré que tu relato tuvo también una posición de privilegio en mis votaciones. Un abrazo!

      Eliminar