viernes, 23 de marzo de 2018

El emisario del Rey

Fue un mes de diciembre del año del Señor de mil quinientos veintitrés y juro que lo que os cuento, tal así ocurrió.

Ejercía por aquel entonces como Correo Real y se me encargó llevar una misiva urgente desde la Capital hasta la ciudad de Valladolid. Sucedió que al poco de partir sobrevino una descomunal ventisca, siéndome imposible continuar la marcha entre la nieve. En mitad de la llanura castellana alcancé a divisar los muros de una edificación y hacia allí me dirigí con la intención de solicitar resguardo. Golpeé la aldaba hasta que alguien descorrió la mirilla, volviéndola a cerrar de inmediato. Transcurrió un buen tiempo antes de que debido a mis voces, abriesen de nuevo.

Este es un convento de monjas. Marchaos.

No hay lugar en estas tierras que no esté bajo jurisdicción Real —dije mostrando mis credenciales — abrid pues, y dadme el cobijo que cristianamente debéis al caminante.

El portalón se movió sobre unos goznes quejumbrosos y una monja ya anciana me dejó entrar a regañadientes. Tras poner bajo techo mi cabalgadura y cenar un trozo de queso de cabra con algo de pan, se me acomodó en una celda con la condición de que a la mañana siguiente, tan pronto como el tiempo lo permitiese, debería abandonar el lugar. Estando ya a punto de acostarme oí extrañado como llamaban a la puerta con unos golpes suaves.

Cuál no sería mi sorpresa al encontrarme a una joven doncella. Se cubría el cuerpo con una capa que le alcanzaba hasta los pies y llevaba la cabeza tapada con un velo blanco.  Nada más abrirle se introdujo en el interior.

Debéis disculparme, mi Señor, pero he de hablaros con urgencia.

Importante ha de ser lo que os atribula para acudir a mí de este modo.

Quisiera pediros que en cuanto partáis, me llevéis con vos. Yo sola no puedo abandonar estos muros.

Hermana, mis preocupaciones son muchas y entre ellas no está rescatar a una monja que ha perdido su vocación.

Novicia, mi Señor.

Monja o novicia, vuestras cuitas deberéis resolverlas con vuestra Superiora. 

No lo entendéis, aquí pasan cosas.

¿Qué ha de pasar que os hace temblar de ese modo?

Este lugar está endemoniado, os lo aseguro.

Me temo que mi influencia sólo alcanza cotas más terrenales —respondí echando mano al pomo —debéis iros.

Empujó la puerta hasta cerrarla de nuevo y se alejó un par de pasos de mi posición. Con un movimiento rápido dejó caer la capa, mostrándome su cuerpo desnudo. La luz de una vela le acariciaba la piel lechosa y sus senos menudos, así como el apetito más carnal me incitaba a hacerlo a mí. Se quitó el velo, enseñando un cabello corto y negro como aquella noche de invierno.

Podéis tomarme si así lo deseáis. Pero a condición de que al alba solicitéis a la Superiora llevarme con vos. No se opondrá ante un emisario Real.

No fue necesario que mediasen más palabras. Sobre un catre de hojas secas se desbordaron mis mayores e inconfesables pasiones hasta que no quedó en mí nada por entregar. Desperté con el canto del gallo, sólo en aquella celda fría. Tras vestirme bajé a la cocina con la intención de llenarme con algo el estómago antes de partir. La lujuria desbordada de esa noche ardiente no dejaba de martillearme las sienes. No tardó en acudir la Superiora, apremiando el momento de mi marcha.

Madre ¿Cuántas novicias tenéis en el convento?

Tres ¿Acaso eso os preocupa?

Hacedlas venir.

Pero… —protestó.

De inmediato.

Formaron ante mí tres mozas vestidas con el hábito. La primera era gruesa y de carnes generosas. No era ella. La segunda apenas me llegaba a la altura del pecho, demasiado baja. La tercera dejaba adivinar unas formas voluptuosas entre sus ropas holgadas, o así me lo pareció. Tenía un brillo extraño en la mirada.

Descubríos.

¡Señor, por Dios! —exclamó la Superiora.

¡Descubríos! —vociferé.

La aludida se quitó el velo con manos temblorosas, a punto estaba de derramar una lágrima. Tenía el cabello cobrizo como el trigo de verano. Me doblé sobre mi cintura, presa de la desesperación.

¡Hay otra más! ¿Qué me ocultáis? Anoche la vi, pude tocarla. ¿Dónde está?

Las novicias dejaron escapar una exclamación y al unísono se santiguaron. La Superiora compuso un gesto airado para que se fuesen.

Hace unos cien años una de nuestras Hermanas cometió un pecado terrible, yació con el capellán que acudía regularmente a suministrarnos los sacramentos. El resto de la congregación la dio muerte en el instante en que la descubrieron. ¡Ella es a quién habéis visto! Vaga desde entonces entre estos muros, ¡y vive Dios que jamás podrá expiar el daño que ha hecho! ¡Marchaos, marchaos ahora mismo!

Corrí tambaleándome hasta la celda donde dejara mis bultos, la vista se me nublaba y sentía arcadas. Cuando llegué al patio una Hermana aguardaba sosteniendo mi caballo. Lo cargué como buenamente pude y a punto estuve de perder el equilibrio cuando monté. La monja subió tras de mí.

Cabalgad, no querréis dar media vuelta y tener que aducir explicaciones.

Era ella.

¿Sois acaso un espectro? —balbuceé.

La historia que os han contado es cierta. Las Hermanas creen en el fantasma a pies juntillas. Algo muy conveniente puestos a sacarle partido.

Pero, ¡la Superiora sólo mencionó a tres novicias!

Si hubierais preguntado por las monjas os habría sido más fácil dar conmigo. Siento haberos mentido.

Sabéis que puedo mataros en cuanto dejemos atrás esos muros —habló mi orgullo herido —Nadie se preocupará por vos, tan sólo sois una monja.

Era —rió — ¡Lo era hace cien años!

Torcí la cabeza con la sangre agolpándoseme en las sienes. Y juro que allí, sobre la grupa de mi caballo, no había más que un hábito vacío.

¿Y decís que jamás habéis vuelto a verla?

El anciano se revolvió sobre el lecho en que yacía moribundo, la frente sudorosa, un rictus de terror cruzándole el rostro.

Así es, mi buen Gonzalo, nunca más había vuelto a verla. ¡Pero ahora mismo la tenéis justo detrás de vos!

76 comentarios:

  1. Qué bueno, Jorge. Te lo digo en serio. Deberías recopilar unos cuantos relatos y publicarlos. Son muy buenos y escribes fenomenal. Ya verás los comentarios que recibe este. Los diálogos son magníficos con lo difícil que es acomodarlos al lenguaje de la época y que resulten naturales. Un beso, Jorge, y enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no creas que no se me ha ocurrido alguna vez, Ana. Me gusta esa época medieval y será por eso que algo se me pega de los diálogos. No es la primera vez que uso ese estilo, ya lo hice en "Balada de Juana la Loca" y también en los versos de "Elige un arma", así que algo entrenado ya estaba. Lo que es magnífico es tu comentario, así que muy agradecido. Un beso.

      Eliminar
  2. Maravilloso y fantástico relato, Jorge. La ambientación, el hecho de que suceda dentro de los muros de un convento le otorga más credibilidad y nos sumerge en un misterio oscuro, en el que las bajas pasiones y los secretos -para más inri- cobijados por la iglesia, mantienen expectante al lector.

    Suerte con el concurso. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que al margen de la historia en sí, la ambientación tiene mucho que ver para conseguir meter a los lectores en el cuento.
      Por cierto Manoli, que se te echa de menos en el Tintero, a ver si te animas. Muchas gracias por tu visita.

      Eliminar
  3. Un relato que atrapa desde la primera línea. Magnífico: diálogos, ambiente, misterio... Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta, he procurado trabajar como dices, esos tres aspectos.

      Eliminar
  4. Se te da bien retrotraerte al pasado, Jorge, como haces en este relato de época. El misterio, la intriga y la religión se mezclan con la superstición y las creencias más infernales. Estupendo relato en el que mezclas la carnalidad y el terror ante lo desconocido, de un moribundo para quien su muerte tiene la cara de aquella misteriosa mujer con la que yació de joven. Enhorabuena y suerte en el concurso ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le comentaba a Ana, me atrae especialmente la época medieval peninsular de los siglos XV y XVI, así que las lecturas, series y películas que llevo a cuestas sobre ello, algo habrán ayudado. Gracias por comentar y por tus buenos deseos, Eva. Un beso.

      Eliminar
  5. Jorge, solo te digo ¡¡me encantó!! Precioso cuento, muy buenos los diálogos y la trama. Enhorabuena compañero de Letras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias Mirta, por tu visita y comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Vaya con la monja, se lo sabía "montar" bien, jaja. y además acompañándole hasta la vejez. Muy bien ambientado. No sabía por donde iba a salir la historia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eme, la monja hacía honor a los papas de la época, me temo. Un abrazo.

      Eliminar
  7. ¿Sabes Jorge?, una de las premisas que más me ha gustado de este gran cuento es el tono. El tono serio, escueto, narrando “los hechos” con eficacia, sin grandes adornos ni lirismos innecesarios. Al pan pan y el coito monjil, coito ;)

    Los diálogos, como es habitual, los bordas.

    Claro que es un cuento fantástico, donde, pero la voz narradora tiene tanta seriedad, como dudando de lo que ocurre, toca, palpa, siente y ve... que parece por momentos que todo esté en su cabeza… pero no, el hábito vacío así lo avala.

    Suerte en el concurso Jorge, sin duda un cuento a tener en cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un relato de suspense, de terror si quieres, así que los adornos superfluos en este tipo de relatos, como he comentado alguna vez, a mi modo de ver sobran. El foco ha de ponerse en la concatenación de hechos, en la velocidad de la trama, en fomentar las ganas de querer seguir leyendo. También es cierto que el tener que encajar la historia en sólo mil palabras ha ayudado, para bien y para mal, pues ha aligerado mucho el texto pero en algunas ocasiones es cierto que el relato pedía algo más de profundidad.
      Hay muchas interpretaciones posibles, el hecho de que todo esté en su cabeza es una de ellas, aunque si damos por bueno lo del hábito, queda descartada. No he querido (ni podido aunque quisiera por falta de espacio) cerrar mucho esa cuestión.
      Gracias por tu comentario Isabel. Besos.

      Eliminar
  8. Bueno Jorge!! Para mi más un relato de misterio que de terror, aunque no he podido evitar un par de escalofríos

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues supongo que las dos cosas, David, no lo he etiquetado porque podría predisponer a los lectores respecto a la trama. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Tu relato me atrapó desde la primera línea, Jorge. Escrito con maestría, nos arrastras, con ese lenguaje de literatura clásica, a una atmósfera fantástica de intriga y pasión.
    Simplemente genial.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya atrapado Carmen, esa era la intención. Gracias por tu lectura. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Muy interesante tu relato, Jorge. Tiene ese toque romántico propio del terror gótico. Lo hilas a la perfección. Bravo, bravo, bravo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Carlos, la ambientación pienso que es uno de los puntos claves. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Hola Jorge me ha parecido que recreas perfectamente esa época medieval y el lenguaje que utilizas acompaña de maravilla al relato, se hace totalmente creíble y los diálogos son de lo más naturales.
    ¡¡Vaya con la monja!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lenguaje, como dices, es en este caso parte imprescindible de la ambientación. Realmente el medievo se termina en 1492, en la fecha del relato sería ya Edad Moderna, pero esa época tiene aún ese toque medieval tan clásico y atrayente. Un abrazo Conxita.

      Eliminar
  12. Es un relato inquietante por el tema a tratar y que inquieta aún más por esos diálogos tan naturales. Para mí solo tiene un defecto, y que conste que es cosa mía solo, y es que no me he enterado bien del final.
    Esa novicia/monja/espectro me ha descolocado al aparecer al final. ¿Es la muerte?
    Siento preguntar porque sé que desvelar claramente un final impactante es como explicar un chiste, que pierde toda la gracia. Llevo una temporada muy espesa, Jorge.
    Un abrazo y suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pregunta Paloma, pero me temo que tendremos que hacer una sesión de ouija para preguntarle. Yo no lo sé, tan sólo me he limitado a contar los hechos tal como los conozco así que los hechos ciertos son los que son, y la interpretación que queramos darle es otra, y yo mismo me incluyo. Tal vez sea la muerte, tal vez sea una antigua monja asesinada que consiguió escapar del convento embaucando a un caballero y ahora viene a reclamar su alma, quizás le está agradecida y viene a reconfortarle, igual es el mismísimo diablo encarnado en mujer... a lo mejor son alucinaciones del caballero... quién sabe, ¿te apuntas a la sesión de oiuja y salimos de dudas? jeje
      Te devuelvo ese abrazo, gracias por tus deseos.

      Eliminar
  13. Hola Jorge

    Curioso relato lleno de misterio. Me encanta el final, aunque el hombre no se lo creyese se le pondrían los pelos de punta!
    Bien escrito y con el lenguaje adecuado a la época.

    Me ha gustado mucho. Suerte

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paola, y me alegro que te guste el final. Un abrazo.

      Eliminar
  14. Muy buen relato, la ambientación es genial hasta el final, parece escucharse la cabalgadura y como el hombre suspira entre los brazos de la novicia.
    A lo mejor me paso de frenada pero creo que cuando dices "Me doblé sobre mi cintura, presa de la desesperación" ese "presa " no debería ser " preso " . Cuando lo leí me llamo la atención el que lo pusieras en femenino .
    Bueno ya me contarás como quedó a cosa al final.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hubiera gustado tener algo más de espacio para hacer suspirar al hombre en manos de la novicia, pero el límite de mil palabras lo hizo imposible. Una pena que la escena se quedase en cuatro líneas.
      Respecto a lo de presa, el término en femenino es correcto, igual que lo hubiera sido ponerlo en masculino. La construcción presa en femenino se trata de un nombre epiceno, es decir, que pueden referir indistintamente el género masculino o femenino, mientras que preso en masculino sería un participio del verbo prender. No soy ningún erudito de la lengua, la verdad es que he tenido que buscarlo en google jajaja, pero bueno cuando se tiene cierta edad y unas cuantas lecturas a cuestas estas cosas ya se escriben por inercia. No obstante gracias por la apreciación, Puri. Un beso.

      Eliminar
  15. Me olvidé de desearte suerte en el concurso " el tintero de oro"
    Mas besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo mismo digo, suerte a ti también. Y también más besos, que nunca falten :)

      Eliminar
  16. Jorge has conseguido meterme en el convento,no sé si de novicia o de monja, pero allí estaba yo. El párrafo que te dice Puri, también lo tuve que leer dos veces, pero ya lo has aclarado.
    Fantástico relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. espero que tu estancia en el convento haya sido temporal, Ana,y espero que la hayas disfrutado.Un abrazo

      Eliminar
  17. ¡Cuánta intriga me has creado! Además es que la misma iba "in crescendo" hasta ese final que no esperaba. Por lo que leo en tus comentarios, Free interpretation ;-)

    Pero me ha encantado, Jorge. Y ese lenguaje le da un toque "señorial", acorde con el título del post.

    Suerte y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues me alegra haberte intrigado, Chelo, esa era la idea al escribirlo. Muchas gracias y un beso.

      Eliminar
  18. Muy buen relato, Jorge, engancha y atrapa desde el primer momento, como tiene que ser en los relatos de suspense y misterio. Te felicito. Suerte en el concurso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar, si has pasado un buen rato leyéndolo me doy por satisfecho. Un abrazo.

      Eliminar
  19. Hola Jorge,
    No quiero ser impertinente y mucho menos mal educada, pero aunque todo está muy bien atado y expresado, de una fina redacción y mejor desenlace, yo ya lo veía venir. Quiero decir que no me ha sorprendido el hecho de que fuera o no un espectro pero si coincido en que está muy bien expresado y escrito.

    Espero que no te lo tomes a mal.Intento ser honesta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Keren, no me importa que expreses tu opinión siempre que sea con respeto, asi que no te preocupes. Obviamente la posibilidad de que la chica sea un espectro es de lo primero que se le ocurre al lector, de hecho no se oculta, la propia superiora lo dice. Ante eso el autor puede optar por dos vías, o bien que la chica no sea un fantasma o bien que siéndolo se juegue al despiste dando por cierto que no lo es para luego devolverle su condición sobrenatural. Esta, junto con el hecho de devolver al personaje al presente en el instante de su muerte, es la gracia del relato. No obstante te agradezco mucho tu punto de vista. Un saludo.

      Eliminar
  20. Me gusta como escribes
    y me encantan los que te comentan...
    El respeto para vos tus letras y tu blog
    me ha parecido maravilloso !!!!
    No es facil de encontrar eso!!!!
    te felicito
    Un abrazo desde Miami

    ResponderEliminar
  21. Jorge un buen relato con una trama muy de esa época. El final no esperado porque sólo viajaba el hábito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María del Carmen. he intentado que el relato no tenga un único final, sino varios digamos que superpuestos. Un abrazo.

      Eliminar
  22. Cuando nos vemos inundados por historias de terror contemporáneo, se agradece un vuelta a ese terror clásico, de fantasmas y leyendas medievales (bueno, ya sé que corría el año 1523, pero ya te has encargado tú mismo de aclarar que los límites en cuanto a terminología son un tanto imprecisos) Me ha recordado un poco al Don Juan Tenorio, pero con más morbo, ja jaa. Eres muy bueno en los diálogos y es algo a lo que sacas partido, además de saber adecuar perfectamente el lenguaje. Además me ha sorprendido: Pensaba que nos ibas a llevar a una explicación natural cuando la monja le espera con el caballo, y no me esperaba esa vuelta a lo sobrenatural. Muy buen giro, sí señor. Además, muy bien recreado todo pues, aunque pueda parecer poco natural la actuación del emisario en el convento, no lo es en absoluto. Está genial. Incluido ese final en el que entra el oyente y, de alguna manera, se nos implica en la narración hasta casi obligarnos a girar la cabeza, ja ja
    Suerte, compañero
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad Isidoro es que creo que este cuento requeriría un poco más de espacio, pues todo sucede muy rápido. Has visto muy bien el giro que comentas, donde intento llevaros a creer en una explicación racional cuando ya se había dado por sentado que no era así, para después volver de nuevo a la primera. Tal vez la distancia entre amos hechos es demasiado corta y todo ocurre muy deprisa, problemas de la falta de espacio como te decía, 500 palabritas más me hubieran venido muy bien jaja. Gracias por tus siempre atinados y generosos comentarios Isidoro. Un abrazo.

      Eliminar
  23. Gracias, Jorge, por participar con este relato en El Tintero de Oro. Un abrazo y suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti David por organizarlo. Un abrazo.

      Eliminar
  24. Excelente relato, amigo Jorge. Esa mezcla de narración antigua con el toque sobrenatural y, claro está, tu cuidada y elegante prosa, dotan al conjunto de una alta calidad literaria. Te felicito por ello; y te diré que me ha encantado.
    Aunque no creo que necesites suerte en el "Tintero", te deseo mucha.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patxi, me alegra que te haya gustado y también te deseo suerte con el gran relato que presentas. Un abrazo.

      Eliminar
  25. Un relato original,interesante y muy bien ambientado, Jorge. Creo que has conseguido transportarnos a todos al convento y presenciar las escenas que relatas. Como te han dicho ya, los diálogos resultan muy naturales y agilizan la lectura. Creo que es muy bueno.

    A mí solo hay una cosa que me ha "chocado", y es que la Comunidad de monjas matara a la hermana adúltera. Creo que hubiera sido más propio expulsarla, denunciarla a la Inquisición, hacerle guardar clausura para siempre, amargarle la vida hasta que se suicidara... no sé, no consigo imaginar, ni siquiera en aquella época, a un montón de monjas asesinas persiguiendo a una adúltera. Salvo ese detalle, genial :))

    ¡Un abrazo grande y mucha suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Julia, la verdad es que barajé tanto el suicidio como el asesinato. Al final me quedé con el segundo porque predisponía más al espíritu errante de la monja contra el convento y sus moradoras, y en un relato tan corto y con pocas armas para justificarlo toda sensación que refuerce el argumento es poca. Supongo que la otra opción podría ser perfectamente válida también. Lo que si tenía que ocurrir forzosamente era la muerte de la monja, y no a manos de la inquisición desde luego, pues esta se implanta en Castilla en 1478 de la mano de Fernando el Católico en un intento por controlar a la nobleza, aunque en Aragón existía desde varios siglos atrás. Dado que el relato se sitúa geográficamente en algún lugar entre la capital (Toledo en 1523) y Valladolid, estamos en tierras castellanas; y dado que aunque los hechos se sitúan temporalmente en 1523, la muerte de la monja se produce 100 años antes y alrededor de 1423 la Inquisición en Castilla ni estaba ni se la esperaba. Así que no, inquisición como solución no venía al caso jeje
      Gracias por comentar Julia, un abrazo para ti también.

      Eliminar
  26. Buen relato de terror con escenario histórico y buenos diálogos, con esas palabras y expresiones arcaicas que nos ayudan a viajar en el tiempo hasta el medievo español. Ya te lo ha comentado Ana, y yo soy de la misma opinión: deberías elegir unos cuantos relatos y publicarlos.
    Hasta entonces, seguiré disfrutando de ellos desde tus brumas.
    Un abrazo enorme, Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bruno. Habrá que pensar en el recopilatorio visto que mas de uno lo comentáis. Un abrazo.

      Eliminar
  27. Hola, Jorge
    !Yay! Excelente fantasmagorico relato! Un final rotundo, arrollador que me a dejado boquiabierta. Me ha encantado la ambientación, los diálogos y el suspenso terror que genera. Eres genial.
    !Suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Yessy, dejar boquiabierta a toda una ninja no es tarea sencilla, así que me doy por satisfecho. Un abrazo.

      Eliminar
  28. Magnífico Jorge. Todo, la historia, el desarrollo y la resolución final. Y el lenguaje, perfectamente acomodado a la época que narras. Un estilo claro, limpio y directo pero sin olvidar los detalles. Un relato de diez. Me descubro, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno bueno, que exagerada Sara, pero muchas gracias por los halagos. Dada la falta de espacio el estilo directo era obligado. Un abrazo.

      Eliminar
  29. Magnífico relato, Jorge. Los fantasmas y criaturas parecidas son mi predilección y tu relato me ha tenido intrigada hasta el final...¿qué hará ahora el espíritu de la monja? Enhorabuena y mucha suerte en el Tintero. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces he dado con el clavo Beita. Gracias por comentar. Un abrazo.

      Eliminar
  30. Relato, diálogos, ambientación,... tempo, todo fantástico. Me ha encantado Jorge!

    ResponderEliminar
  31. Inquietante y turbadora, sin duda, esta historia de miedo con el sello de una leyenda de fantasmas de esas que se trasmiten de generación en generación. Parece que últimamente muestras querencia por los escenarios monacales a los que sacas un gran partido con una lograda ambientación histórica y unos diálogos muy realistas adaptados al lenguaje de la época. La trama atrapa desde el principio, mantiene la tensión a muy alto nivel y remata con un desenlace ciertamente escalofriante.
    Ya he visto que has ganado dos Tinteros de plata, a ver si ahora consigues el oro. ¿Cuándo es el fallo del jurado? Saludos cordiales, Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias Paco, la verdad es que estos días ando un poco desconectado de esto. El concurso se falla el 15, si te apetece puedes concursar en la siguiente edición, tienes el enlace en el margen izquierdo. A ver si me pongo al día con tu blog aunque el trabajo me absorbe últimamente. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Hola, Jorge. Sí, ya contacté con David y su Tintero. Voy a participar en el próximo de mayo. Estos días estuve leyendo y comentando los relatos participantes. Hay bastante buen nivel. Me llevé la grata sorpresa de encontrarme de nuevo con Isabel Caballero.
      Gracias a ti ya tengo, por fin, mi propio blog. Lo conseguí al segundo intento. La dirección que te di el otro día es de una página web.
      La del blog es la siguiente: castroargul3.blogspot.com.es
      Te reitero la mejor de las suertes en el concurso. Una vez leído todos, creo que eres uno de los claros favoritos.
      Saludos cordiales, Jorge.

      Eliminar
    3. Algunos de los de TR andamos perdidos por aquí, como habrás podido comprobar. Lo dicho, me apunto hacerte una visita en cuanto pueda sacar tiempo. Un abrazo Paco.

      Eliminar
  32. Estupendo, Jorge, es una delicia leer cómo contribuyen los diálogos a la construcción de los personajes así como también a la trama. El lenguaje acorde a la época en que suceden los hechos refuerza el contexto, lo realza, y no hay más que dejarse llevar en medio de la tensión a la espera del desenlace. Todo gira alrededor de ese personaje femenino al que dejas a la interpretación del que lee en una atmósfera de suspenso que es una de las cualidades sobresalientes del relato. Un excelente cuento para el podio de ganadores. Te deseo muchísima suerte.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intento tal como dices Ariel, que este sea un relato de suspense, con el poco espacio que me han dejado las normas del Tintero para una historia que pedía un poco más. Me alegra que te haya gustado y bienvenido de tu viaje. Un abrazo.

      Eliminar
  33. Hola, nueva seguidora; felicitaciones por blogs y publicaciones; este es el último publicado por mí: https://ioamoilibrieleserietv.blogspot.it/2018/04/recensione-serie-diabolic-s-j-kincaid.html

    Si quieres te espero como lectora permanente

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Benedetta, un placer tenerte por aquí. Un saludo.

      Eliminar
  34. Enhorabuena querido compañero. Un relato con un lenguaje adecuado al tiempo en que lo cuentas.
    Ya haces colección de tintero ¿eh? :)
    Un abrazo de los grandes grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isabel, ha sido una sorpresa agradable este Tintero de Oro, no te lo voy a negar. Muchas gracias por el detalle de pasar a felicitarme. Un beso.

      Eliminar
  35. He visto los resultados del tintero y me he puesto muy contento ya que has llegado al máximo del podio. Un brillante relato para un brillante escritor. Un gran abrazo, Jorge, y a disfrutar del premio, compañero, que te lo mereces.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ariel, que te voy a decir a ti que has ganado dos veces el concurso. Muy agradecido por tu felicitación. Un abrazo.

      Eliminar
  36. Un beso, una rosa, y no sé si un libro, pero sí algún que otro relato que por aquí no falta, en el día de San Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isabel, un detalle que pases a felicitarme el San Jorge. Un beso para ti también.

      Eliminar
  37. Felicitaciones por el premio y por el relato. Me gustó mucho el planteo, el tono, los diálogos y sobre todo el final.
    Un gran abrazo, Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirella, me alegra mucho que te haya gustado. Abrazos.

      Eliminar