lunes, 24 de abril de 2017

Instante eterno

Segundo relato para el torneo de Escritores de TR. Normas: Título: instante eterno. Número máximo de palabras: 2000


Caminamos bajo la luz de la luna hasta alcanzar la tapia. Los tres salvamos el muro adentrándonos en el recinto y haciendo crujir la hojarasca bajo los pies. Las tumbas desfilaban a nuestro alrededor elevando sus cruces como si quisieran alcanzarnos en un espeluznante abrazo. La noche Londinense era fría y el aliento se nos vaporizaba entre jadeos. Yo había estado en su entierro aquella misma mañana, pero orientarse en la oscuridad y con la premura de no ser descubiertos no era sencillo. 

Al fin tras unos minutos que se hicieron eternos dimos con la tumba. Sobre la lápida un nombre esculpido en la piedra, Victoria Henderson. Corrimos la losa y comenzamos a excavar. La tierra estaba suelta y en poco tiempo el ataúd asomó ante nuestros ojos. Salté a la fosa y empeñé mis esfuerzos en levantar la tapa. Al fin ella apareció como un espectro llegado desde las tinieblas. Alumbré el interior a la luz de un candil que le dibujó alargadas sombras sobre la cara, parecía tan viva como antaño.